domingo, 18 de febrero de 2007

ARGENTINA. Ni mucho ni tan poco


Llegué con algo de miedo. A querer irme enseguida, o que llegara el final y querer quedarme. Pero nada de eso pasó. Me quedo con la sensación de haber disfrutado como en ninguna otra vuelta. Cero estrés, cero prisas. Disfruté. Descansé. Conocí. Reconocí. Cargué pilas. Encontré y reencontré gente, lugares, sensaciones que no olvido. COMÍ! (como no!) y volví a comer! jajaa...
Se cerró una etapa y sin dudas fue el mejor lugar para hacerlo. Gracias a todos por allá....